Novedades: Reptiles de la Región de Atacama

Hablar del viaje del doctor Rodulfo Amando Philippi por el desierto de Atacama, en el verano de 1853-1854, es valorar una de las más grandes epopeyas científicas de la Historia de Chile del siglo XIX.
Esta travesía se inició por encargo del gobierno de Chile, que en esos momentos terminaba la etapa del llamado Estado de Formación. Tenía por objetivo preparar el camino para iniciar el desarrollo de una intelectualidad científica nacional, con estudios preliminares del país en el plano de las ciencias naturales y mineralógicas de su geografía. En una época de gran actividad científica en descubrimientos de especies y recursos, y bajo la profunda influencia de las ideas darwinistas, el trabajo terminó siendo una obra magnífica y clave para entender nuestro territorio y la visión histórica de él.
La sólida formación científica del Doctor Philippi, un carácter a prueba del desaliento y su increíble capacidad para sorprenderse con los paisajes y los organismos presentes en el país, compensaron la escasez de dinero, de instrumentos científicos de calidad y de ayudantes preparados para la misión encomendada.
Recorrió desde la Cuarta a la Segunda región actual, deteniéndose en Coquimbo, La Serena, Caldera, Copiapó y Taltal, admirando tanto el litoral como el desierto y los valles interiores, recopilando muestras, descubriendo los paisajes y haciendo una aguda descripción de la gente de la zona y sus formas de vida; la misma que le sirvió de guía y de informante. Contó también con el valioso aporte de la Armada de Chile.
Este trabajo no puede abarcar la suma de todos sus descubrimientos y clasificaciones. Solo pretende rendir un homenaje a su labor, siguiendo sus huellas por el desierto para analizar algo de las muchas evidencias del trayecto; admirar, como él, la belleza de la vida y los bellos colores de los squamatas que contrastan con un paisaje agreste y sorprenderse con la incógnita de su supervivencia en un medio ambiente estresante y limítrofe para la vida.  lagartija

Deja un comentario