Gran Atlas del Cuerpo Humano

Uno de los principales objetivos de este Atlas del Cuerpo Humano es presentar los órganos y las unidades funcionales de este conjunto unitario. Así, siguiendo un método sistematizado, después de un capítulo introductorio general, en el que se estudia el organismo como conjunto, se aborda una exposición detallada, que parte del elemento básico constituyente -la célula-, después del cual empieza un recorrido por toda la geografía anatómica, cuya primera etapa se dedica a lo más superficial y manifiesto -la piel-. Se continúa con aquellos elementos que constituyen la estructura de soporte y movimiento -músculos, esqueleto y articulaciones-, para seguir con los aparatos de mantenimiento -cardiovascular, digestivo y respiratorio- y los de mantenimiento -cardiovascular, digestivo y respiratorio- y los de depuración y defensa -nefrourinario, sangre e inmunitario. Para finalizar los sistemas de control general -endocrino y nervioso-, y los de relación con el exterior -órganos de los sentidos-. Todo ello sin olvidar el aparato encargado de la perpetuación de la especie -reproductor-.

Deja un comentario